20140602

Como aumentar tu memoria




Imagen: http://www.educacioninteligenteycreativa.com


La memoria puede definirse como la capacidad cognitiva que nos permite codificar, almacenar y recuperar diferentes tipos de información, conocimientos y habilidades.


Ten en cuenta estos consejos:

En términos más profesionales hablamos de técnicas de memoria. Un estudio realizado por la Universidad de Arizona ha comprobado que la ‘auto-imaginación’ es una forma útil de mejorar el aprendizaje y posterior recuerdo de la información. Se trata de imaginarse a uno mismo en una situación o actuando de una manera particular asociada al significado de aquello que tenemos que aprender. Por ejemplo, si tengo que acordarme de comprar manzanas y leche, sería algo así como imaginarse a uno mismo cogiendo las manzanas del árbol o vertiendo la leche en un vaso.

Duerme suficiente. 
El sueño influye en la memoria y la cognición. Dormir es un proceso importantísimo no sólo en la consolidación de los recuerdos, sino también en la selección de aquellas informaciones que habrán de descartarse y ser olvidadas o en el aprendizaje de habilidades motoras.
Practica Brain Training. Entrenar tan sólo 15 minutos diarios con un programa de juegos por ordenador, mejora tu rendimiento en test de memoria de trabajo, funciones ejecutivas y de velocidad de procesamiento.

Haz ejercicio
Son cada vez más los beneficios para el cerebro asociados al deporte. El ejercicio físico aeróbico aumenta el tamaño del hipocampo anterior y ello conlleva mejoras en la memoria espacial. Concluye que es una buena forma de revertir la pérdida de volumen asociada a la edad en esta estructura cerebral fundamental para la memoria.

Usa la meditación
Este es otro de los campos interesantes en cuanto a beneficios cerebrales se refiere. Con solo dos semanas de entrenamiento en meditación mejorará la capacidad de memoria operativa, así como la comprensión lectora y conseguirás reducir la frecuencia de desvíos del pensamiento, es decir, ‘divagaciones’.

Relaciónate. 
Mantener relaciones con amigos y disponer de una red social amplia ha demostrado ser un factor asociado con una mejor memoria. 


La dieta influye en el cerebro a la hora de aprender


Imagen: http://salud.univision.com/

Además de recomendar a los estudiantes evitar comidas demasiado grasas y copiosas, los investigadores han identificado algunos componentes de los alimentos que pueden ayudar a obtener mejores resultados en un examen. Estos son algunos:

Zanahorias. Esta verdura es buena para la memoria. El antioxidante beta-caroteno que contienen las zanahorias puede mejorar los resultados en test de memoria sobre todo si se consume a largo plazo, según un estudio realizado por médicos de Boston y publicado en la revista The Archives of Internal Medicine. Sobre todo en la memoria verbal. 

Chocolate. Cuidándose de los excesos, un curioso estudio publicado en febrero de 2013 en el British Journal of Clinical Pharmacology dice que un tipo de componente del cacao, los flavonoles, podrían estar relacionados con un mejor funcionamiento cognitivo, ya que estimulan la perfusión cerebral, favorecen la neurogénesis y promueven cambios en las áreas relacionadas con el aprendizaje y la memoria.

Alimentos integrales. Los alimentos integrales, como el arroz, la pasta y los cereales cuentan con un comprobado efecto sobre nuestra memoria, pues contienen ácido fólico y vitamina B6 que ayudan a estimular nuestro cerebro manteniéndolo en forma y listo para recordar cualquier cosa

Los arándanos, una de los frutos rojos más saludables que existen, es también un buen compañero que mantiene nuestra memoria sana, pues cuenta con antocianinas, un pigmento vegetal que contrarresta los efectos de la edad en el cerebro. 
mejora también los problemas oculares y auditivos y es saludable.

Los frutos secos. Con su aporte de Omega 3, Omega 6 y vitaminas, son alimentos esenciales para quienes desean mejorar su memoria. Comer a diario frutos secos ricos en 
omega-3, presentes por ejemplo en en las nueces y las almendras, mejoran la memoria y el aprendizaje.

Avena. Tomada en el desayuno, esta gramínea ayuda a controlar el azúcar en sangre y mantiene también a raya los niveles de colesterol, dos parámetros fundamentales para la salud cerebral. Además tiene un efecto directo sobre el sistema nervioso: es ansiolítica, aunque de acción lenta, y combate el estrés. Tomada con regularidad mejora la concentración y el rendimiento en épocas de especial esfuerzo intelectual, como los exámenes.
La manzana. La quercetina, un potente antioxidante que protege nuestro cerebro de trastornos degenerativos se encuentra presente en buenas cantidades en la manzana, lo que convierte a esta fruta es uno de los mejores alimentos para prevenir la pérdida de la memoria

El apio. Un gran acompañante en sopas y cremas es también un buen amigo de nuestro cerebro, pues contiene luteolina un compuesto que reduce los efectos negativos del envejecimiento en este importante órgano, ayudándonos también a potenciar la memoria

El pescado. Recientes estudios demuestran que el consumo de pescado influye notablemente en nuestro cerebro, incluyendo aspectos como la memoria, la agilidad mental y la inteligencia, el salmón, el atún, la trucha y las sardinas son especialmente recomendados por su contenido de Omega 3 y yodo

Los vegetales como la berenjena, la col, las espinacas y sobre todo el brócoli son conocidos no solo por sus importantes aportes nutricionales, si no también por mejorar la capacidad de nuestro cerebro. 

Coles. Coliflor, repollo, coles de Bruselas, rúcula o nabo, y especialmente lombarda y brócoli, todas de la familia de las crucíferas, aportan sulforafano, un antioxidante con propiedades neuroprotectorasA diferencia de lo que ocurre con las vitaminas,esta molécula beneficiosa para el cerebro se forma precisamente al cocinarlos, cortarlos o masticarlos. Además de sus probadas propiedades anticancerígenas, el sulfofarano tiene efectos protectores frente a la isquemia cerebral, hemorragia, daño cortical o inflamación.
Además ayuda a preservar la integridad de la barrera hematoencefálica, cuya integridad está empezando a considerarse crucial en las patologías neurodegenerativas.
 Soja. Rica en fitoestrógenos, es conocida su indicación para prevenir los trastornos asociados a la menopausia. Pero no es su única virtud. El consumo regular de soja ayuda también aprevenir la arteriosclerosis, tan perjudicial para la buena salud no sólo cardiovascular, sino también cerebral. Además es efectiva para paliar el declive cognitivo asociado a la edad y mejora la orientación espacial, al menos en mujeres, según algunos estudios recientes.
Té verdeA esta planta se le atribuyen muchos beneficios positivos para la salud por su alto contenido en antioxidantes y ahora, una nueva evidencia científica encontró uno más: según estudiosos de la Universidad de Basilea en Suiza, éste tendría un gran impacto en el rendimiento cognitivo, concretamente en la memoria de trabajo.

El romero. Según estudios, el olor a romero aumenta la memoria hasta un 75%.
Es una de las plantas cuyas propiedades cubre estos aspectos y que mas investigaciones ha generado dadas sus propiedades químicas y sus posibles aplicaciones medicinales e industriales. El aceite esencial de romero permite a las personas recordar hacer cosas tan cotidianas como tomarse un medicamento, acudir a una cita o acordarse de una fecha señalada. Un hallazgo que se completa por investigaciones anteriores acerca de su utilidad para evocar el pasado y, en general, para mejorar la memoria a largo plazo.


Poco plato y mucho zapato.
El ejercicio es una especie de «alimento mágico para el cerebro». Y es que las propiedades saludables de estos alimentos sobre el cerebro se multiplican con el ejercicio, que además ayuda a producir neuronas nuevas. La actividad física estimula la producción del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (FNDC), relacionado con la nutrición del tejido nervioso, fundamental para la supervivencia de las neuronas y el establecimiento de nuevas conexiones.



Consejos prácticos para estudiar mejor:

“La memoria es considerada una de las principales aptitudes de un buen estudiante, pero la memorización sin más, meter la información a presión, repetir una y otra vez, no es útil, y en muchas ocasiones puede ser el origen de importantes dificultades en el aprendizaje”

- Descansa cada cierto tiempo. A la hora de estudiar diariamente o de preparar un examen es importante que se haga un pequeño descanso cada cierto tiempo. Es aconsejable una parada de cinco minutos cada espacio de una hora. No obstante, en el caso de estudios universitarios o superiores, este descanso puede hacerse cada dos o tres horas. Y, aunque no hay un número máximo ni mínimo de horas aconsejables para estudiar, lo cierto es que a las cinco o seis horas de haber estado estudiando baja el rendimiento.
 
- El ambiente es muy importante. Vital es que el estudiante tenga un área de estudio  en el que no se hagan otras tareas o acciones con el fin de disponer de “un espacio determinado para que nadie moleste”. Una opción válida es acudir a las bibliotecas porque se crea un ambiente idóneo para estudiar. 


- Técnica de los diez minutos. Utilizando esta sencilla técnica mejorarás tu memoria, no un poco sino considerablemente. Tras aprender algo que quieras recordar, tómate un pequeño descanso de diez minutos sin hacer nada. Aíslate de las distracciones, en una habitación silenciosa, sin ruido, cierra los ojos si puedes, silencia tu móvil y relájate. Pero no te duermas, tienes que estar despierto y no des entrada a nuevas informaciones durante esos diez minutos, es muy importante. Hazlo y consolidarás en tu memoria todo lo aprendido inmediatamente antes de ese descanso. Con ello, la recuperación de esa información a posteriori será muy fácil y duradera.


Imagen: http://www.1001consejos.com


Ya tienes las instrucciones para mejorar tu memoria. Ahora depende de ti cómo combinarlas para mantener tu cerebro en forma y rendir al cien por cien.


Según estudios, ha podido demostrarse que el cerebro tiene capacidad plástica.  Se puede decir que una vida sana y variada con actividades diversas es más beneficiosa para la memoria que hacer una vida no tan sana y centrada en una sola actividad. Si el cerebro se usa más, es más fácil que se produzcan esos cambios, mientras que si se abandonan hábitos para mantener el cerebro activo con los que se consigue aumentar la capacidad para aprender más cosas, el cerebro se deja de usar y se empieza a atrofiar.

La pérdida de memoria es algo que nos preocupa, mucho más a partir de ciertas edades… así que hay que ponerse manos a la obra  para conservar esta capacidad tan importante y tan presente en nuestro día a día. 

* * * 

Mis trucos: 

Truco rápido para memorizar:

Apretar el puño derecho durante 90 segundos puede ayudar en el proceso de formación de la memoria. De igual modo, apretar el izquierdo cuando necesitamos recordar algo puede hacer esta tarea más fácil.




Mis frases preferibles: 


"El que no esté seguro de su memoria debe abstenerse de mentir."

                                                                           -Michel de Montaigne-



 ©Pläcentin☼ Es


No hay comentarios: