20130228

Efectos de la Luna en la Agricultura

Imagen:proyectotodoenlapalabra.blogspot.com.es

FASES DE LA LUNA Y AGRICULTURA 


Primer período: De Luna nueva a cuarto creciente

En este período en el subsuelo se producen, entre otras cosas, grandes movimientos de agua que afectan directamente las actividades agrícolas, la disponibilidad de luz lunar va en aumento y las plantas tienen un crecimiento balanceado, en el que se favorece el crecimiento de follaje y raíz.

Germinación: Al haber mayor disponibilidad de agua en el suelo, las semillas de germinación rápida como el maíz, frijol, arroz, hortalizas y otras, tendrán la oportunidad de absorber agua más rápidamente y germinar en el tiempo previsto, siempre y cuando las restantes condiciones edafo-climáticas sean favorables

Esa es la razón por la cual las semillas de germinación rápida que se siembran dos o tres días antes o durante la Luna nueva germinan más rápido y en forma más homogénea que aquellas que se siembran en otros períodos. Es importante destacar que en este caso se trata únicamente de semillas que tienen un corto período de germinación.

SEGUNDO PERIODO
De cuarto creciente a Luna llena


En este período sigue aumentando la luz lunar y hay poco crecimiento de raíces, pero mucho crecimiento del follaje. Las plantas cuentan con una mayor cantidad y movimiento interno de agua.

Propagación vegetativa: En el caso particular de las estacas que se utilizan para la propagación vegetativa, no es conveniente cortarlas en esta fase, pues al haber mucha agua dentro de ellas las hormonas que promueven el enraizamiento (auxinas) estarán muy diluidas y no ayudarán a estimular la emisión de raíces. Además, el agua que está dentro de las estacas tenderá a salir, provocando con ello su deshidratación.

Germinación: En este período las semillas sembradas anteriormente en Luna nueva que aún no han germinado, reciben un estimulo especial para que lo hagan.

Transplante: Cuando se hace el trasplante en este período las plantas tienden a crecer rápido y a producir mucho follaje.

TERCERA FASE
De Luna llena a cuarto menguante


Este es un período en el cual la luz reflejada por la Luna disminuye.
Trasplante: Este es un buen período para el trasplante y se ha visto un crecimiento rápido y vigoroso de raíces. Al existir poca cantidad de luz el crecimiento del follaje es lento, razón por la cual la planta puede emplear buena parte de su energía en el crecimiento de su sistema radicular. Con su raíz vigorosa y bien formada, la planta puede obtener nutrientes y agua suficientes para un crecimiento exitoso.

Germinación: Durante este período se recomienda también la siembra de semillas de germinación lenta.

CUARTA FASE
de cuarto menguante a Luna nueva 




En este período la luz nocturna va en disminución. Se ha observado un lento crecimiento del sistema radical y foliar. Se considera que este es un período de poco o muy poco crecimiento, casi de reposo, en donde las plantas se pueden adaptar fácilmente al medio sin sufrir ningún daño.

Muchos agricultores prefieren realizar sus labores agrícolas en este período de reposo, porque consideran que las plantas pueden adaptarse con mayor facilidad a los cambios y prepararse para el siguiente período (Luna Nueva a cuarto creciente) en el que se espera un crecimiento balanceado de las plantas.

La siembra de semillas de rápida germinación que se recomienda durante cinco días a partir de los dos últimos días de la influencia de la Luna Menguante o Creciente, debido a que, al estar la semilla latente y pasar a un estado de actividad se requiere que su actividad fisiológica interna corresponda con el período de crecimiento. Sin embargo, algunos experimentos mostraron que las fases de la Luna no tuvieron efecto sobre el crecimiento de plántulas de pino y otras especies de coníferas germinadas. Otros experimentos sugieren que existen complejas interacciones entre las fases lunares, la germinación y el crecimiento de plántulas y que unas especies reaccionan en forma muy diferente respecto a otras con relación al ciclo lunar.

Las podas y el corte de la madera deben realizarse en Luna Menguante o máximo en Luna Creciente debido a que estas prácticas dañan el corte de ramas y raíces. En esta época se garantiza una rápida cicatrización de las partes podadas.

Las plantaciones o trasplantes se deben efectuar, al igual que la siembra, preferiblemente en el período de los cinco días de influencia de la Luna Creciente y Menguante.

La deshierba y el control de plagas y enfermedades se ven favorecidas en Luna Llena y Luna Nueva, pues en estas épocas se considera que el daño provocado a los patógenos es mayor, aunque existen pruebas experimentales, al menos en algunas especies (por ejemplo en el escarabajo que ataca al bambú) que refutan el hecho de que la infestación puede ser evitada cosechando según las fases de la Luna.


Fases lunares

LUNA ASCENDENTE Y DESCENDENTE

No se debe confundir este fenómeno con las fases de Luna creciente y decreciente ya que la Luna puede ser a la vez menguante y ascendente. El ciclo dura un total de 27 días, 7 horas y 43 minutos y sus efectos varían dependiendo del hemisferio en el que nos encontremos y de la distancia a los polos o al Ecuador: la influencia es mayor cuanto más nos acercamos a los polos y menor a medida que nos dirigimos al Ecuador.

La Luna es ascendente cuando de un día para otro la vemos más alta en el cielo (1). En la actualidad este fenómeno ocurre cuando la Luna se desplaza hacia el Norte pasando ante las constelaciones de Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis, Aries y Tauro. En este período la savia se eleva y por tanto hay más dinamismo en las partes aéreas. Si se cosechan los frutos por la mañana se obtienen productos nutritivos y de fácil conservación. Es también el momento óptimo para realizar injertos y si sembramos obtendremos plantas que germinan rápidamente y con gran vigor y robustez. No hay que podar los árboles; si se corta el césped desarrollará más hojas y grano.

La Luna es descendente cuando de un día para otro la vemos más baja en el cielo (2). La trayectoria de la Luna se desplaza hacia el Sur y pasa por las constelaciones de Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra y Escorpio. La savia desciende a las partes bajas de las plantas. Este es el mejor momento para realizar labores en la tierra (labrar, cavar, rastrillar...), abonar o hacer enmiendas orgánicas, etc. También es el momento de trasplantar (sobretodo a raíz desnuda), de podar (si es en Otoño se podan los rosales y los setos),cortar leña y de multiplicar por estacas. Se recolectan las raíces tales como patatas, zanahorias, cebollas, ajos, etc...Si se siega el césped desarrollará mayor raíz por lo quedará mejor establecido en el suelo.

LUNA CRECIENTE, LUNA MENGUANTE Y LUMINOSIDAD

La Luna, durante un período de 29 días, 12 horas y 44 minutos confecciona un ciclo que comienza con la Luna nueva mostrándonos su cara no iluminada (la Luna se ubica entre el Sol y la Tierra). Posteriormente según se desplaza, la Luna se va iluminando o creciendo hasta llegar a ser llena. (Se encuentra opuesta al sol respecto a la tierra). A partir de aquí la Luna decrece hasta alcanzar la siguiente Luna nueva.

Un truco para saber si la Luna es creciente o menguante debe recordar la siguiente regla:“La Luna es una gran mentirosa”. Si al contemplar el firmamento observa que se halla dibujada una gran D es que la Luna está en su fase Creciente (3). Si por el contrario se encuentra con una C es por que predomina la fase Decreciente o menguante (4).

LUNA CRECIENTE:

De Luna nueva a Luna llena incrementando cada día la luz reflejada. En general, la fuerza vital o el vigor de las plantas aumenta con la luz lunar. En esta fase las plantas poseen más resistencia frente a plagas y enfermedades. Lo que se recolecte estará libre de patógenos y tendrá una mayor cantidad de savia. El peso de los granos de los cereales será mayor pero se conservarán peor. La alfalfa se corta y se almacena. Las operaciones en árboles frutales provocan un mayor desarrollo vegetativo (la producción frutal se verá mermada).

Cuando la tierra es de mala calidad y las plantas no crecen bien hay que realizar podas en años alternos con luna creciente para aumentar su vigor.

En viñas con madera vieja se poda cada tres años en cuarto creciente para que resurja la vegetación y la planta se rejuvenezca. Los árboles de hoja caduca que se van a usar como leña se talan en cuarto creciente porque la madera está más seca.

Se ha comprobado que la luz lunar afecta a la germinación de las semillas. Esto ocurre por la facilidad que tienen los rayos lunares para atravesar el suelo en profundidad. La luz lunar modifica las sustancias de reserva no utilizables en elementos aprovechables. Las semillas y las plántulas que son afectadas por la luz de la Luna en la primera etapa de su vida, brotan con rapidez desarrollando una mayor cantidad de hojas y flores. La radiación lunar favorece la cicatrización de tejidos y órganos y ayuda a eliminar células muertas.

Los champiñones brotan después de Luna nueva y es en esta fase lunar cuando hay más.

Cuando el suelo es pobre y difícil de regar para los cereales y la vid, lo mejor es sembrar en cuarto creciente.

LUNA MENGUANTE:

De Luna llena a Luna nueva descendiendo cada día la luz que refleja. La fuerza vital de las plantas decae con la luz lunar. Las labores en el terreno se realizarán en Luna llena para obtener un suelo mullido, suelto y que retenga el agua.

Para retrasar el desarrollo vegetativo a favor de una mayor cantidad de frutos las tareas se hacen en Luna llena o cuarto menguante. Si son frutales de rendimiento a largo plazo interesa estimular el inicio de la producción por lo que es mejor plantar y podar en menguante.

Esta es la mejor fase para obtener y aplicar injertos; el crecimiento es escaso, las yemas detienen su desarrollo y se favorece la unión del injerto.

En menguante se lleva a cabo la vendimia: el vino resultante es mejor y más duradero y la uva de mesa es más dulce. Las aceitunas recogidas en Luna llena dan mejor aceite.

También en Luna llena se corta el heno y la alfalfa para consumo animal (tiene más nutrientes). Se recolectan los tomates para conserva. Si el suelo es fértil y con suficiente agua, la mejor siembra será la los últimos días del cuarto menguante, fomentando así la fructificación.

Con Luna llena y en invierno se plantan las lechugas. La madera sana y resistente se consigue talando con Luna llena (sobretodo árboles caducos). Se talan almendros, nogales y se podan las encinas.

Los cereales se siembran en los últimos días de cuarto menguante favoreciendo el llenado del grano y eludiendo el encamado (la espiga se tumba y se pudren los granos). El trigo molido en Luna llena da una harina de óptima conservación.

LOS NODOS LUNARES

La Tierra al desplazarse todos los meses alrededor del Sol describe una elipse. El plano que incluye ésta elipse se denomina eclíptica. A su vez la Luna gira alrededor de la Tierra describiendo una elipse que forma un ángulo de 5º9' con la eclíptica. Esto quiere decir que la Luna en su deambular corta a la eclíptica en dos ocasiones: con luna ascendente provocando el nodo ascendente, y con luna descendente provocando el nodo descendente (5). De un nodo ascendente a otro transcurren 27,2 días.

El resto de los planetas también forman sus nodos lunares que pueden afectar en mayor o menor medida a la Tierra sobretodo si coinciden varios a la vez con los de la Luna.

Obviamente se recomienda no realizar labores en el jardín y en el huerto y esperar unas pocas horas hasta que el fenómeno haya pasado.

EL PERIGEO Y EL APOGEO (peri: cerca; apo: lejos; gea: tierra)
La Luna realiza todos los meses una trayectoria alrededor de la Tierra que inexorablemente le lleva a estar en algún momento en el punto más alejado de nosotros, el llamado apogeo. Del mismo modo el punto en el que la Luna se encuentra más cercana se denomina perigeo (6). Entre un perigeo y otro transcurren 27 días, 13 horas y 18 minutos y este recorrido se conoce por revolución lunar anomalística.

Los efectos de la Luna en las plantas en su época de perigeo y apogeo son variables. En el perigeo es preferible no realizar ningún tipo de trabajo en la tierra ni en las plantas (sembrar, arar, recolectar, podar, injertar...). En esta fase las plantas crecen lentamente y son más sensibles al ataque de plagas y enfermedades. Las raíces como la zanahoria o la patata se ven particularmente afectadas por este efecto degenerándose las plántulas rápidamente. Contrariamente, durante el apogeo las plantas, sus semillas y hasta sus flores se alargan resultando productos vacíos y sin sustancia.

La duración del apogeo es de unos 2 días y la del perigeo puede llegar a durar 3 días.

Las fases lunares son importantes en muchas cosas. La luna ejerce influencia sobre las mareas y estas propician que la savia de las plantas ascienda. Parece ser que el plenilunio y su luz provoca el crecimiento en altura de las plantas. La luz de la luna interviene en la fotosíntesis y en la germinación, ya que los rayos lunares tienen capacidad para penetrar en el suelo.

Luna llena: Es cuando mas savia tienen los tejidos de los productos agrícolas, es recomendable para la recolección de frutos y la preparación de la tierra.

Luna menguante, adopta la forma de la letra "C": la savia se concentra en las partes subterráneas, es recomendable para injertos, podas, las ramas sarmientos y cañas son mas resistentes cortadas en esta fase. La siembra de productos de los que se consume la parte subterránea, patatas, zanahorias etc. La siembra de hortalizas de las que se consume la parte aérea pero que se quiere evitar su espigado o granado.

Luna creciente, adopta forma de "D" : la savia sube a la parte aérea, se recomienda para plantar y podar en los casos que se quiera favorecer el rendimiento productivo de los arboles. La siembra de productos de desarrollo aéreo excepto aquellas que se puedan espigar o granar a causa del calor.


* * * 

Mis Cultivos: 

MANTENIMIENTO Y CULTIVO DEL ALOE VERA:


El Aloe Vera, tiene dos enemigos naturales: el exceso de agua y el frío por debajo de lo 0º C. Es muy resistente a las plagas y a la falta de agua. 

Para su cultivo, es mejor hacerlo en maceta de barro en vez de plástico. Este lo llenaremos con tierra Normal de exterior, con un 50% de turba, a partes iguales. En el fondo pondremos un drenaje de dos dedos de grava. Se cubrirá la planta hasta el nacimiento de las hojas, esperando un par de semanas, para empezar su riego, así dará tiempo a cicatrizar sus heridas durante el trasplante. Situar la planta en lugar soleado y cálido, donde tenga mucha luz de sol. En el invierno, la protegeremos del frió. Su reproducción mediante hijos que le nacen alrededor. Cuando estos tengan una altura de cuatro dedos, se han de separar de la planta adulta. Lo podemos hacer de dos maneras: 

Hurgando con los dedos, hasta encontrar su unión de madre e hijo, i la otra, sacándola totalmente de la maceta, separándola de la madre con más precisión y con todas sus raíces, aprovechando así, para recortar las raíces de la planta madre, si es que las tiene demasiado largas, y añadiendo abono vegetal orgánico en la tierra al plantarlo de nuevo, hay que recordar, que no se puede regar durante las dos primeras semanas después de su transplante. 

Los hijos se dejan secar las heridas, durante un par de semanas, sin exponerlos al sol directamente, pudiendo plantarlos individualmente en maceta. 

Hay muchos tipos de Aloe. Para evitar, que la planta se pueda polinizar por otra clase de Aloe y las semillas se vuelvan híbridas, hay que asegurarse que no hay otros aloes cerca (recordar, que el viento es un agente polinizador muy activo). Si no se tiene la seguridad de que esto pueda suceder, hemos de cortar la vara de la flor a media altura, por debajo de donde acaban las flores, antes de que se abran. El resto de la vara, lo sacaremos fácilmente, cuando esta quede seca.
Todas las plantas de Aloe tienen propiedades curativas, sobretodo las adultas, de tres años aproximadamente, desde que han hecho la flor. 

-placentinö- 

* * * 
Mis frases preferibles:

"La enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia " 
-Amos Bronson Alcott- 
* * * 
La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. 


äma®

No hay comentarios: