20120910

El alimento correcto a la hora correcta


Los efectos de los alimentos en el cuerpo
                                                                                                           imagen | auditivafm.blogspot.com
seguro que has oído alguna vez el dicho "desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo", pues bien está científicamente demostrado: realizar cenas ligeras es la base de una dieta equilibrada, ya que nos permite adelgazar o controlar nuestro peso, combatir ciertos problemas como la celulitis e incluso evitar la somnolencia o mejorar la calidad de nuestro sueño. 

La importancia de la hora. 

- El efecto que un alimento produce en nuestro organismo puede variar bastante, según cuál sea la hora en que lo comamos. Cualquier persona puede darse cuenta de ello claramente, si presta atención y aguza su sensibilidad para percibir su sensibilidad para percibir su ritmo circadiano (ritmo natural de los órganos y sistemas corporales).

Con los medicamentos ocurre lo mismo. Su nivel de absorción en la sangre puede llegar a duplicarse según la hora en que se tomen. Por este motivo se recomienda mantener un horario regular cuando se toma un medicamento durante un tiempo prolongado.

                           Imagen | cosasdesalud.es
Una reciente investigación efectuada en Estados Unidos demostró que los efectos de la alimentación son diferentes a la hora de desayunar, de almorzar y de cenar. Los voluntarios para esta investigación se dividieron en dos grupos: las personas del primer grupo suman 1.500 calorías en el desayuno, 1.000 en el almuerzo y 500 en la cena. Las del segundo grupo consumían 500 calorías en el desayuno, 1.000 en el almuerzo y 1.500 en la cena.

Se trataba en todos los casos de personas relativamente obesas que consumieron las mismas cantidades de calorías diarias (3.000), pero distribuidas de manera diferente entre las tres comidas.

La hormona del crecimiento.

- Las personas que consumieron más calorías por la mañana adelgazaron. Las que consumieron más calorías por la noche engordaron. Esto se debe a que algunas horas después de dormirnos se libera en nuestra sangre la hormona del crecimiento, que no hace crecer más a los adultos, sino que actúa transformando las grasas en músculos y fortaleciendo nuestro sistema inmunitario.

                                                   Imagen | sobretodosalud.com

Cuanto más azúcar hay en la sangre por la noche, menos se libera esa hormona durante el sueño. Es decir, el azúcar aumenta el nivel de glucosa en la sangre e inhibe la hormona del crecimiento, impidiendo de este modo la transformación de las grasas en músculos y debilitando el sistema inmunitario. Este problema se repite día tras día, y la grasa se va acumulando en nuestro organismo.


Elegir bien los alimentos en la cena.


Como muchos sabemos, al caer la noche muchos buscan cenar antojitos  que a veces no son los más recomendables para el metabolismo de nuestro cuerpo.

Los nutricionistas siempre han recomendado que en las noches, uno debe de comer algo muy ligero, para dormir muy tranquilo, aunque la mayoría hace caso omiso.

Los productos con un alto contenido en grasa o aquellos que dan gases y hacen que se acumule mucho aire en nuestro cuerpo, no son nada recomendables si queremos pasar una buena noche, por eso aquí te presentamos algunas cosas que no debes de ingerir en la noche.

Grasas.- Los fritos, los embutidos, el chocolate, los dulces… estos alimentos tienen mucha grasa y son mal asimilados por nuestro organismo durante la noche provocando digestiones pesadas y molestas.

Frutas y Verduras.- A pesar de lo que puede parecer, no se recomienda consumirlas por la noche, ya que, por ejemplo, algunas verduras dan gases y harán que tengamos la tripa hinchada. 

Lácteos.- Tampoco son aconsejables ya que fermentan en el estómago y afectarán a tu sueño. Se suele decir que engordan más por la noche, lo cierto es que, algunos, tienen muchas calorías que, al estar durmiendo, no quemamos.

Legumbres.- Nuestro cuerpo segrega enzimas para digerir estos alimentos, si no estamos muy acostumbradas a comer legumbres, ese nivel de enzimas en nuestro organismo es bajo y nos costará digerirlas.

Alimentos picantes.- Los alimentos picantes y las comidas con salsas fuertes y mucho condimento provocan ardores al irritar las paredes del estómago.


la cena ideal  debe ser ligera,  fácil de digerir


y debe realizarse a una hora prudente, para que el cuerpo haga la digestión antes de acostarse y se facilite el descanso nocturno. 
                                                   image | es.paperblog.com

Todo lo que comemos en la cena tenderá a acumularse en forma de grasa, porque no podremos quemarlo como lo que tomamos en el resto de comidas a lo largo del día. la cena debe ser equilibrada y completa pero siempre más ligera que la comida, porque es la última ingesta del día antes de irnos a la cama, donde el gasto de energía es mínimo. así que aunque desayunemos y comamos muy bien, podemos fastidiar todo nuestro esfuerzo si realizamos una cena copiosa o rica en grasas. 

Evita incluir precocinados, rebozados, embutidos grasos, legumbres y, por supuesto, dulces y bollería. 

Incluye alimentos como pescado, pavo, huevos, pollo. prueba a tomar de primer plato una sopa  o una crema de verduras. 

de segundo trata de no elegir lo mismo que tomaste en la comida para aportar nutrientes variados a tu organismo, puedes optar por una lata de atún, un filete de pollo o de pavo, un huevo, unas lonchas de jamón cocido o serrano o unas gambas.  


 -äma-

No hay comentarios: