20120911

Masacre nacional



MALTRATO ANIMAL: EL ESTOQUE DE MATAR Y SUS EFECTOS

Atravesado por lanzas, banderillas, espadas... y yaciendo casi exangüe a los pies de sus cobardes torturadores, el toro sucumbe mientras la vida se le escapa a borbotones.

Sorprendentemente, el Reglamento Taurino es muy parco en la descripción de este mortal instrumento. De él sólo dice que «tendrá una longitud máxima de acero (sic) de 88 centímetros desde la empuñadura a la punta» (artículo 66.1 del citado Reglamento).

Aparte de evidenciar que tampoco la sintaxis es un punto fuerte de los taurinos, deja en el tintero dos características esenciales que diferencian el estoque taurino del original estoque. En primer lugar, la hoja, de anchura no especificada, lleva sus aristas biseladas en el mismo sentido que el tope de la empuñadura (el verdadero estoque es simplemente una varilla aguzada). Esto permite que se pueda introducir con facilidad entre las costillas del toro a la vez que provoca graves lesiones internas con sus cortes laterales. El considerable aumento de peso que provoca esta forma con respecto a la original, lo suplen los matadores utilizando estoques de madera excepto en el momento preciso de «entrar a matar» (para lo cual deben presentar certificados médicos dando fe de lesiones en las muñecas, certificados que en estos momentos poseen la totalidad de los matadores en activo...).

Pero la mayor muestra de ingenio se encuentra en la pronunciada curvatura que presenta el último tercio de la hoja.

El objetivo ideal del matador es clavar el estoque en el corazón** del toro, o en su defecto, cortar los grandes vasos sanguíneos que lo rodean. Pero ocurre que el corazón de estos bóvidos se encuentra en un lugar poco accesible del tórax, prácticamente entre los húmeros. Alcanzar este punto vital desde arriba, exige que un estoque recto entre muy vertical, entre las escápulas y evitando la columna vertebral, es decir, exige que el cuerpo del matador quede momentáneamente entre los pitones del toro. Para evitar tanto riesgo, la punta curvada permite que la estocada sea tendida, ya que el trayecto que describe en el interior del tórax auto-dirige la punta del estoque hacia el corazón. Ya sabemos que estas estocadas de efectos rápidos son escasísimas, pero ello no debe atribuirse a defectos de diseño, sino a falta de habilidad o valentía del matador. Dicha falta de habilidad o valentía se sustituye por una práctica exteriormente muy visible, pero cuya finalidad muy pocos espectadores conocen. Nos referimos al «marear al toro», es decir, a presentarle capotes alternativamente a derecha e izquierda, inmediatamente después de haberle sido clavado el estoque. La presentación alternativa de capotes provoca que el animal mueva su tercio delantero al mismo ritmo, y eso es todo lo que exteriormente puede observarse.

Pero ¿qué ocurre dentro de su tórax? Veamos (figura 4):
las estocadas que no tienen efectos rápidos (es decir, casi todas) pueden haber sido demasiado «tendidas» (hiriendo hígado y/o panza), «traseras» (hiriendo pulmones y/o esófago), «delanteras» (hiriendo pulmones y/o esófago y/o tráquea), o poco profundas o «atravesadas» (hiriendo pulmones). Pero si el animal mueve su tórax con el estoque dentro (que recordemos, tiene filos cortantes y el extremo curvo) se produce una verdadera «carnicería» interior (cuyos detalles obviamos) y que exteriormente, a veces, se evidencia por los vómitos de sangre. Y ese movimiento es precisamente el que provoca ese eufemismo de «marear» al toro con los capotes.
Por eso siempre nos ha resultado milagroso que un toro pueda llegar a ser devuelto a los corrales por superar el plazo de agonía (quince minutos desde el inicio del tercer tercio, es decir, desde que comienzan los intentos de darle muerte). Desde luego no es culpa de este refinado artefacto conocido como «estoque de matar».
MALTRATO ANIMAL: DECLARACIÓN DE LA UNESCO

Una declaración que en España intencionadamente ignoran...

En 1980, la UNESCO, agencia de la ONU encargada de la ciencia, el arte y la cultura, dictaminó al respecto de la "Fiesta de los Toros":

"La tauromaquia es el terrible y banal arte de torturar y matar animales en público, según unas reglas. Traumatiza a los niños y los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos. Desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación la ciencia y la cultura. "La cultura es todo aquello que contribuye a volver al ser humano más sensible, más inteligente y más civilizado. La crueldad que humilla y destruye por el dolor jamás se podrá considerar cultura".

FAMOSOS COMPROMETIDOS CON LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES

Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire y Tom Hardy van a colaborar para sacar adelante una película para Warner Bros. sobre la caza y el comercio ilegal de animales. De momento van a ejercer de productores, tratando de conseguir a un buen equipo y financiación para el proyecto, quedando abierta la posibilidad de formar parte del reparto si las fechas lo permiten.

Mientras los hombres masacren animales, se matarán unos a otros. Ciertamente, aquel que siembra la semilla del asesinato y el dolor, no puede cosechar gozo y amor.
                                                                                                                                           -Pitágoras-



Lo siento por todos aquellos que opinan que el toreo es un arte, pero solo estaría de acuerdo si el pobre animal estuviese en igualdad de condiciones. Si de verdad quieren convencerme, no tienen más que suprimir el maltrato, osea, el picador, las banderillas y todo lo que sea dañino para el toro. Por el momento, yo no veo valientes, sino animales maltratados y agonizantes frente a un señor que le enseña un trapo rojo para que haga no se que piruetas.



¿En que clase de mundo vivimos?, ¿De verdad estamos en el siglo XXI, o esto es un mal sueño?      

                                                                                                                                            -pläcentino-


-äma-

No hay comentarios: