20120830

Beber agua fría en las comidas no ayuda a la digestión



imagen: telefarandula.com

Beber agua frí­a durante la comida no es recomendable para una buena digestión

Evite tomar agua frí­a mientras come
La ingesta de agua frí­a es un factor recomendable para la salud fí­sica y el proceso de circulación del cuerpo humano. Sin embargo, hacerlo mientras se ingieren alimentos no es saludable para la digestión.
Marcos Palacios, médico gastroenterólogo, asegura que el agua frí­a solidifica la materia aceitosa que se acaba de consumir con la comida, lo que retrasa e interrumpe la digestión.
—¿Qué pasa en el organismo cuando se toma agua frí­a durante la comida?
—Cuando el agua se disuelve y es absorbida por el intestino, se transforma en tejido adiposo más rápidamente que el alimento, lo que conlleva a que la comida se convierta en grasa y a su vez ésta se diriga al corazón causando un exceso incontrolado del ritmo cardí­aco que puede generar una angina de pecho
—¿Cúal es la reacción del estómago cuando se genera este proceso?
—Cada parte del aparato digestivo tiene una función diferente. El estómago está diseñado para crear productos ácidos que no sólo dificultan la supervivencia de bacterias, sino que también descomponen los alimentos ingeridos en partes más pequeñas y asimilables por nuestro cuerpo.
—¿Es recomendable beber agua antes o después de comer?
—Lo que los especialistas recomendamos es que se tome el agua antes de la comida, para que la misma proteja las paredes del estómago. Si es agua tibia o natural mejor ya que el agua frí­a afecta las paredes del estómago y eleva el pH (ácido alcalino en el cuerpo) haciéndolo básico y dificultando su misión gástrica.
—¿Este proceso ocurre también con los jugos o bebidas gaseosas?
—Los jugos y bebidas gaseosas cumplen una función más drástica para el estómago porque diluyen los jugos gástricos y alteran el sistema de digestión del organismo. Por lo que no es recomendable tomarlos ni antes de la comida, ni durante, ni al terminar de ingerir los alimentos. En estos casos es mejor pasar la comida sin ningún líquido.
Precaución
Marcos Palacios asegura que la idea lógica aparente que tiene mucha gente de que los lí­quidos con la carne diluyen las enzimas del organismo y evitan tener una digestión correcta, es incorrecta porque los lí­quidos terminan obstuyendo el proceso digestivo.
Estos problemas estomacales se pueden prevenir consumiendo la cantidad suficiente de lí­quido antes de la comida. Lo que indica un vaso de agua. Esto estimulará las respuestas gástricas, pancreáticas e intestinales, lo que logrará una función intestinal óptima. El lí­quido debe estar, preferentemente, a temperatura ambiente, o hervida para evitar que el frí­o del lí­quido afecte las paredes del estómago o las obstruya.
Indicaciones
El agua no es un mal factor para el organismo si se sabe ingerir adecuadamente.
> Tomar ocho vasos de agua al dí­a fuera de las tres comidas para mantener activadas las enzimas del estógamo, reducir los niveles de grasa y activar la circulación .
> Evitar en lo posible el proceso de ingesta de lí­quidos durante las comidas, sobre todo durante la masticación de los alimentos.
> Evitar tomar agua durante la ingesta de sopas calientes.
> En la noche se recomienda consumir un litro a lo largo de 60 minutos y no cenar hasta media hora después.
> Durante el dí­a es bueno tomar un litro de agua durante un perí­odo de 30 minutos.

imagen: salud.cienradios.com.ar

Ahora te contamos por qué es bueno masticar bien los alimentos y cuáles son los beneficios de comer bocados pequeños.


Según un estudio de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, lo ideal es masticar como mínimo 40 veces cada bocado. Esto se comprobó con voluntarios a los que se le pidió que comieran una pizza. La mitad de los mismos tenían que masticar cada bocado 15 veces, mientras que la otra debía hacerlo 40 veces.
Así comprobaron que en los individuos del segundo grupo se favorecía la absorción de nutrientes. Por otro lado se reduce la cantidad que comemos ya que se disminuye el hambre. Todo esto se produce porque al comer despacio aumentan los niveles de CCK, que es una hormona relacionada con la saciedad. Esta a su vez disminuye la concentración de Grelina, que es otra hormona que actúa a nivel central estimulando el apetito.
Por todo esto, tomarnos nuestro tiempo para comer y hacerlo despacio y masticando bien los alimentos puede ser una muy buena opción para disminuir de peso, e incorporar más efectivamente los nutrientes.
 Fuentes: noticias24.com, muy interesante.

-äma-

1 comentario:

agua eden dijo...

Una información interesante. Es fundamental beber suficiente agua durante el día para una correcta hidratación de nuestro organismo y una vida más saludable. Saludos.