20141119

El acueducto de Plasencia




 Es uno de los monumentos más representativos de Plasencia (Estremadura, España)


El Acueducto o Arcos de San Antón en Plasencia se encuentra al norte de la ciudad monumental, junto a la Universidad (antiguo cuartel militar).



Esta cañería no es de origen romano, como podríamos pensar en un principio, sino medieval, y se mandó construir en el s. XVI (se finalizó en 1574) por Juan de Flandes como sustituta de otra construcción existente del s. XII para transportar agua llamada "Cañada de los Moros" del s. XII y que pasaba por el actual barrio de La Data.


Por debajo de sus arcos pasaba la carretera N-630 o Ruta de la Plata. Cumplía la función de traer agua a la ciudad desde la Sierra de Cabezabellosa y El Torno. En la actualidad se conservan en buen estado 55 arcos, siete de ellos acotados dentro de un merendero con unas vistas de las dehesas de la zona muy bonitas. Ahí podemos ver los primeros arcos de granito. 

El merendero nos sirve de descanso si se quiere ir por la carretera hasta la Ermita de la Virgen del Puerto, patrona de Plasencia. Los restantes arcos se encuentran en San Antón, paraje donde existía una ermita dedicada a dicho santo, hoy desaparecida y que da nombre a la zona. Estos últimos arcos miden en total más de 300 metros de pilastras anchas y sólidas y arcos de medio punto con dovelas regulares y perfectas. Tiene una altura de 18 metros en su parte sur.

Durante la guerra civil española, las bombas derribaron varios arcos, que tuvieron que restaurarse y que pueden distinguirse por el color de sus piedras. El crecimiento sin control de plantas en sus juntas ha hecho que durante años, en las exhibiciones de fuegos artificiales que se celebraban en el parque infantil de tráfico adyacente se incendiara. En 2009, otra sección comenzó a inclinarse y poco después tuvo que ser restaurada para evitar su caída.

Se encuentra situado en una zona amplia y abierta, ideal para disfrutar de este monumento sin prisa. Podrás verlo por sus dos caras cruzando la carretera, dando un agradable paseo pues cuenta con numerosas zonas ajardinadas a su alrededor.



Para mi es uno de los imprescindibles en la ciudad de Plasencia que no debes dejar de visitar si te gustan este tipo de construcciones y prefieres los sitios abiertos cuando visitas una ciudad.

Vídeo de los Arcos de San Antón,



* * * 

Mis historias preferidas: 
EL NIÑO Y EL PERRITO.
El dueño de una tienda colocó en el exterior un anuncio en la puerta que decía:

“Cachorritos en venta”.
Esa clase de anuncios siempre atraen a los niños, y pronto un niñito apareció en la tienda preguntando:
- “¿Cuál es elprecio de los perritos?”
El dueño contestó:
- “Entre $300 y $500 “.
El niñito metió la mano en su bolsillo y sacó unas monedas:
- “Sólo tengo $106 que he ahorrado… ¿puedo verlos?”.
El hombre sonrió y silbó. De la trastienda salió su perra corriendo seguida por cinco perritos.
Uno de los perritos se quedó considerablemente atrás. El niñito inmediatamente señaló al perrito rezagado que cojeaba.
- “¿Qué le pasa a ese perrito?”, preguntó.
El hombre le explicó que cuando el perrito nació, el veterinario le dijo que tenía la cadera defectuosa y que cojearía por el resto de su vida.
El niñito se emocionó mucho y exclamó:
- “¡Ese es el perrito que yo quiero comprar!”.
Y el hombre replicó:
- “No ese cachorro no puedo venderlo, si realmente lo quieres, te lo regalo”.
El niñito se disgustó, y mirando directo a los ojos del hombre le dijo:
- “Yo no quiero que usted me lo regale. El vale tanto como los otros perritos y yo le pagaré el precio completo. De hecho, le voy a dar mis $ 106.00 ahora y $40 cada mes hasta que lo haya pagado completo”.
El hombre contestó:
- “Ese perrito realmente no te gustará, hijo. El nunca será capaz de correr, saltar y jugar como los otros perritos”.
El niñito se agachó y se subió el pantalón a la altura de la rodilla para mostrar su pierna izquierda, cruelmente retorcida e inutilizada, soportada por un gran aparato de metal.
Miró de nuevo al hombre y le dijo:
- “Bueno, yo no puedo correr muy bien tampoco, y el perrito necesitará a alguien que lo entienda”.
El hombre se mordió los labios, sonrió y dijo:
-“Hijo, sólo espero que cada uno de estos cachorritos tenga un dueño como tú”.
En la vida no importa quién eres, sino que alguien te aprecie por lo que eres, y te acepte y te ame incondicionalmente.(Visto en El muro de Aspau en fb)
UNA PRECIOSA REFLEXIÓN!

Mis frases preferibles: 

"Historia es, desde luego exactamente lo que se escribió, pero ignoramos si es lo que sucedió".
                                                                                             -Enrique Jardiel Poncela-

äma®

No hay comentarios: