20130314

El mal de la electrosensibilidad

IMAGEN: lomejordelasticsdemarielaygiselle.blogspot.com.es

Reemplazar el router wifi por un módem por cable, dar la vuelta al enchufe de la lámpara o deshacernos del inalámbrico para volver al viejo pero sano teléfono fijo pueden evitar que a la larga podamos sufrir el mal de la electrosensibilidad. También otras rutinas, como evitar cargar el teléfono móvil junto a la cama o liberar nuestro lugar de descanso aparatos eléctricos evitarán consecuencias como la fatiga, el estrés o los dolores de cabeza.

 Se llama electrosensiblidad y afecta, según estudios independientes, a una de cada mil personas. Enfermos y expertos alertan de que en pocos años la proliferación de nuevas tecnologías la convertirán en una de las grandes enfermedades del siglo XXI

Los afectados por el síndrome de electrosensibilidad sufren cada día los efectos de las radiaciones emitidas por elementos comunes en nuestra vida cotidiana. Aquí puedes ver cómo reducirlas
Un elemento tan común como una lámpara de mesa mal enchufada puede hacer que el nivel de radiaciones concentradas en una habitación aumente hasta causarnos fatiga. Lo mismo puede ocurrir con un ordenador, un router wifi o un microondas. Todos son objetos comunes en nuestra rutina diaria que, funcionando al mismo tiempo y mal conectados podrían llegar a resultar altamente perjudiciales para nuestro organismo.

José Miguel Rodríguez, director de la empresa de estudios geoambientales Geosanix, alerta de que tanto nuestro lugar de trabajo como nuestra vivienda pueden llegar a ser un vivero de ondas cuya acumulación nos podría convertir algún día en electrosensibles. «No tiene por qué ser un motivo de alerta», subraya, «aunque deberíamos reeducarnos para aprender a crear espacios más sanos» y deshacernos así del exceso de radiaciones. «Siempre nos han resultado alarmantes las antenas de telefonía sin pensar que alrededor tenemos otros elementos realmente dañinos», indica el responsable de Geosanix.

¿Cómo nos afectan las ondas?

El doctor del Hospital Clinic de Barcelona, Joaquim Fernández Solá, aporta algunas claves en referencia a las ondas electromagnéticas y su incidencia en nuestro organismo:
-Afectan más a las mujeres que a los hombres
-Peor en edades extremas: La infancia, la edad de crecimiento y la vejez son los rangos de edad en que más puede afectar.
iMAGEN: LAPANDORICA.COM
-Son más sensibles a las ondas aquellas personas que ya están sensibilizadas también con otros elementos del medio ambiente: asmáticos, personas con pieles atópicas, personas alérgicas al polen..

-Nuestro organismo tiene memoria: La repetición en el organismo de bajas exposiciones de ondas a lo largo de un tiempo concreto puede hacer que la electrosensibilidad aparezca. No se trata de una exposición aislada que provoca la enfermedad, sino de la acumulación de ondas en nuestro cuerpo.

-No sirven los tratamientos alternativos: «Tenemos que hacer medicina basada en la ciencia, aunque ahora no haya un tratamiento convencional o alternativo que haya producido mejorías. Ahora las opciones alternativas tampoco sirven y muchas veces lo que hacen es incrementar el coste del tratamiento».

- Identificar la fuente del problema: «Es necesario localizar la fuente de exposición que genera malestar, ya que muchas veces el trastorno remite en cuanto te alejas de la fuente que lo genera». Tratamientos sintomáticos: «No podemos curar al paciente pero sí mejoramos sus síntomas. También hemos elaborado tratamientos que mejoran la adaptación del organismo a las ondas, aunque a pesar de todo sigue siendo crucial la prevención».

 

Imagen:

www.abc.es



L.M.FARRACES
María Jesús necesita cubrirse con telas especiales para minimizar el efecto de las ondas


No es todavía, o al menos según establece la Organización Mundial de Salud, una enfermedad con carácter oficial. La ausencia de estudios impide conocer datos relativos al nivel de incidencia y los efectos sobre la salud de eso que algunos ya conocen y llaman «electrosensibilidad» y que, según estiman los expertos, va camino de convertirse en uno de los grandes males de la llamada «sociedad de la información».

Se sabe más bien poco sobre esta dolencia que aunque parece depender del desarrollo tecnológico lleva varios años sumando afectados. Conocida también por el sobrenombre de «alergia al wifi» -aunque su impacto sobre la salud no depende exclusivamente de redes inalámbricas-, lo que sí se sabe es que se trata de una enfermedad generada por la exposición continuada a campos electromagnéticos y que puede dar lugar a síntomas como la pérdida de la memoria a corto plazo, vómitos, dolores de cabeza, mareos o irritación, que se intensifican cuando el afectado permanece próximo a aparatos eléctricos. Estudios realizados por científicos independientes indican que, a día de hoy, la electrosensibilidad podría afectar a una de cada mil personas, y el Consejo Europeo ya ha advertido sobre los efectos nocivos de este tipo de ondas. [Resolución del Consejo Europeo]

Imagen: es.paperblog.com
Al margen de nombres que la definan lo cierto es que esta enfermedad invisible, en la que se siente el dolor pero no se ve qué lo provoca, ha comenzado a dar pequeños pasos en su lucha por el reconocimiento. Solo hace algunos meses que Minerva Palomar, electrosensible desde hace 15 años, consiguió que un juez le concediera la incapacidad permanente debido a este problema. Cierto es que hizo falta un extenuante paseíllo por abogados y tribunales para conseguirlo, pero también ha puesto la primera piedra en el camino de una incontable lista de afectados.

Resulta cuando menos curioso que un «alérgico al wifi» se vea obligado a recurrir a Internet como método para conocer las causas de su problema. La desesperación ante un trastorno cuyos síntomas se camuflan con los de enfermedades comunes han forzado a los afectados a tirar la toalla ante una cura que intuyen compleja y a centrarse en la búsqueda de sistemas de prevención. Hay, sin embargo, quienes comparan el mal causado por las radiaciones de aparatos como el router wifi o el teléfono inalámbrico con el generado por sustancias como el tabaco o el amianto. Y no les resulta un paralelismo alarmante.

La generación que viene

Ha empezado, en palabras de enfermos y expertos, la era de una «generación de electrosensibles». «En etapas anteriores no ha habido un contacto tan fuerte con las nuevas tecnologías como ahora. Los niños ya juegan con móviles y tienen wifi en el colegio», alerta José Miguel Rodríguez, director de la empresa de estudios geoambientales Geosanix.
En términos reales, la alergia al wifi es solo una pequeña porción de la tarta de ondasque generan malestar a personas electrosensibles. Yolanda Barbazán es una de las muchas afectadas por la enfermedad invisible que ha querido relatar a ABC cómo el wifi, entre el resto de radiaciones que rodean su vida, ha cambiado para siempre su rutina. «En la oficina me molesta mucho el router, pero no puedo hacer nada porque, según la empresa "es lo que tiene el progreso".

«Cuando mis compañeros descargan datos me duele mucho la cabeza»

Imagen: all-chat.blogspot.com
Cuando mis compañeros descargan datos me duele mucho la cabeza», explica. Similar es el caso de María Jesús, a quien la radiación desprendida por aparatos eléctricos de cualquier clase le afecta de tal manera que no recuerda un día en que haya estado ajena al dolor: «Mi día a día tiene picos, lo paso mal a mediodía cuando los vecinos ponen la televisión para ver el telediario; también por la tarde, cuando la gente enciende los ordenadores y pone el wifi».
Los efectos de las ondas en quien padece electrosensibilidad se multiplican a medida que permanece expuesto a ellas. «Aunque te empiece afectando el wifi cuando llevas mucho tiempo recibiendo radiaciones te acabará afectando todo: el cableado eléctrico, el teléfono...Llegas a un estado en que tu cuerpo se vuelve extremadamente sensible y notas las ondas que desprende cualquier cosa que lleve un enchufe», cuenta Yolanda, que empezó a encontrarse mal por una antena instalada frente a su casa y ahora siente incluso el inalámbrico del vecino.

Sin medicamentos ni asistencia

Imagen: comusoft.com
Los síntomas generados por la electrosensibilidad son el primer capítulo de la lucha que los afectados libran cada día. Que la enfermedad no se haya reconocido aún por la OMS supone, entre otras consecuencias, la inexistencia de protocolos sanitarios al respecto y una «ignorancia médica» que les lleva a pasar meses e incluso años en un desesperado peregrinaje por consultas y hospitales.
Hay casos, como el de Yolanda, en que los médicos acaban asumiendo que «algo habrán influido esas ondas». En otros, los más comunes, los facultativos se limitan a prescribir paliativos que «no sirven para nada», y en los peores ejemplos se acaba por asociar la electrosensibilidad a un estado de depresión.

«Cuando te convences de que la medicina no resuelve nada, buscas otra solución»

Esto se debe, para Alberto Cela, también electrosensible, a que las ondas reducen la producción de serotonina en el cerebro, un antidepresivo natural que si deja de generarse «genera tristeza, cansancio y depresión». Tras 12 años de enfermedad Alberto decidió investigar por su cuenta para reducir los síntomas empleando sus propios medios. No solo lo consiguió, sino que además de haber minimizado sus dolencias ha hecho de su enfermedad su medio de vida, dedicándose a mejorar la habitabilidad de viviendas e intentar liberarlas de radiaciones. «Cuando te convences de que la medicina convencional no sirve de nada buscas otras soluciones, como proteger tu casa con materiales especializados, modificar algunas costumbrees o desprenderte de varios aparatos». Él utiliza solo el teléfono fijo y casi no enciende el ordenador.
Joaquim Fernández Solá es el único médico que diagnostica la enfermedad en España. Lo hace en el Hospital Clínic de Barcelona, al que acuden pacientes cansados del tour por especialistas y de unos síntomas generados quién sabe por qué. «La tendencia en medicina cuando hay una nueva enfermedad es no aceptarla y pensar que es cosa del paciente, que se la ha inventado». Solá no ve «estrictamente» necesario que la OMS decida que la electrosensibilidad es una enfermedad para tratarla como tal: «Tendemos a pensar que es culpa de la OMS, pero la realidad es que ni los médicos, ni el Gobierno, ni muchísimo menos la Industria tienen interés en investigar este problema».

David contra Goliat

Imagen: terapia-fisica.com
A día de hoy, enfermos y especialistas coinciden en que si en algo puede avanzarse es en la creación de mecanismos de prevención. A María Jesús, como a otros muchos, solo le ha quedado la opción de proteger su cuerpo como una tortuga, con un caparazón de malla metálica que bloquea «más o menos» los efectos de las ondas.
«Los enfermos están librando una guerra parcialmente perdida», considera Francisco Canals, director de la Agencia para la Picaresca en Internet. «Se lograrán cosas importantes como que la enfermedad sea reconocida, de ahí surgirán protocolos médicos y los pacientes optarán a bajas laborales y a un tratamiento más efectivo, pero nada más allá de eso. Es una guerra imposible en la que hay mucho miedo en diversos frentes».
La sentencia que ha otorgado la incapacidad laboral permanente a Minerva Palomar ha sido para muchos un clavo ardiendo al que agarrarse tras años de permanente lucha. Otros afectados, como Alberto, prefieren mantenerse escépticos ante el logro: «No es lo ideal alegrarse porque un juez te dé la razón en los tribunales, estamos pidiendo que un médico nos diagnostique, como a un enfermo cualquiera y nada más».

El ejemplo sueco

I. ZAMORA
Pacientes electrosensibles y expertos españoles ven en Suecia el paraíso en el que esta enfermedad dejaría de ser algo extraño. Se trata del primer país que ha reconocido la electrosensibilidad como enfermedad y en consecuencia como causa de baja laboral. No solo no ha hecho falta un pronunciamiento por parte de la OMS para conseguir el logro, sino que el Parlamento Europeo ya ha solicitado a todos los estados miembros seguir los pasos de Suecia y reconocer la electrosensibilidad del modo que merece.
La legislación sueca ha calificado la electrosensibilidad como motivo de discapacidad y ya se están dando los primeros pasos en países como Alemania o Inglaterra para minimizar los efectos de las ondas. «En Suecia hay tratamientos especializados para aquellos que padecen electrosensibilidad, hay protocolos específicos y normas que impiden la colocación de antenas allí donde puedan afectar a la salud pública», indica José Miguel Rodríguez, de Geosanix. Es el paraíso soñado para la generación de electrosensibles, el que esperan que algún día llegue a España.

* * * 



Trucos para Pcs: 

Datos personales a través de Internet 
Cuando ofrezcan datos personales a través de Internet,  procura que sea  en una web cifrada: 
aquellas cuya dirección comienza por https:// (y no http:// como habitualmente) 
y que tienen en la parte inferior de la ventana del explorador el icono de un candado cerrado.


ELIMINAR LA CONTRASEÑA DEL ASESOR DE CONTENIDOS DEL IExplorer 
Proteger el acceso al asesor de contenidos mediante una clave resultará útil para que ninguno de 
los usuarios pueda modificar el nivel de seguridad establecido 
6Sin embargo, ¿qué pasa cuando olvidamos la clave?. Desinstalar y reinstalar Internet Explorer no
servirá de nada porque la clave del supervisor del asesor de contenidos se encuentra en el 
registro. Para eliminarla iniciaremos el editor de registro de Windows, con el comando 
"regedit.exe" desde el menú Inicio/Ejecutar. Allí localizaremos la clave
HKEY_LOCAL_MACHINE\SOFTWARE\MICROSOFT\Windows\Current 
Version\Policies\Ratings, 
donde modificaremos el parámetro "key", que contiene, encriptada, la clave del asesor de
contenido. Borrándolo este valor eliminaremos el password. 

-!!!- 

* * * 
Mis frases preferibles:

"La imaginación imagina de noche aquello que no se halla en el día " 
-Ramón Llull- 
* * * 
La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa. 
Fuente: www.abc.es

äma®

No hay comentarios: