20130113

Besado por la nostalgia



El pasado ya no puede volver

Melancolía quizás???

¿Alguien sabe lo que es la añoranza? ¿Acaso es ese extraño sentimiento que se tiene cuando percibes que te falta algo o alguien?

Su intensidad varía en función de lo importante que esa persona o cosa sea para tí. Hay quien también define este sentimiento como nostalgia. 

...Tras un beso de casi 20 minutos, se dirigieron a la terraza, para continuar su pasión, su noche loca. 

...Al llegar ambos a la terraza, contemplan en la esquina de la calle la farola intermitente, comportándose de tan extraña forma. Ya pensarán mañana en llamar al ayuntamiento para que la arreglen. 



La nostalgia es el dolor de no encontrar el camino de regreso. Ahora bien, ¿hacia dónde se dirige ese regreso? Casi siempre a un lugar y a un tiempo idealizados, a un mundo que en sí lleva el brillo de la plenitud, a salvo de toda usura y deterioro, es decir, al deseado paraíso. Esta es, desde luego, la gran nostalgia, la que difícilmente puede llegar a satisfacerse. Todos conocemos, en cambio, sus manifestaciones menores: la añoranza de una tierra, de una persona, de la infancia..., que a veces y por un instante nos dejan el aliento en suspenso, pero no detienen el curso de nuestras vidas. Sin embargo, la otra nostalgia existe, insaciable y exigente como una pasión de lo huido y lo lejano que atrapa al individuo en una especie de hechizo sin porvenir. La expresión inglesa “besado por las hadas” describe a la perfección ese aire de incurable enfermedad de la distancia que otorga a quien la sufre una aura de romántica grandeza. Quizá por eso mismo le ha prestado la literatura mayor atención a este padecimiento que la propia medicina y nos ha dejado páginas minuciosas acerca del avance imperceptible de un morbo que acaba con la muerte emocional del paciente. No en vano debemos recordar aquí que la palabra “morbo” significa “lo que hace morir”.

... La buscó durante ocho años, pero cuando al fin la encontró, estaba ya casada.

...Sin embargo, durante los años que duró su búsqueda, fue depositando sus recuerdos y esperanzas.

El adolescente, qué duda cabe, percibe una llamada en su intimidad sin saber de dónde procede. A esta llamada, dirigida hacia un horizonte de añoranza inconcreta, suele llamársele en términos médicos “nostalgia sin objeto”. El niño es incapaz de sentirla, pero en cambio es indispensable en la adolescencia para poder configurar un mundo interno a partir de la pubertad. Esta nostalgia constituye, sin duda, una indagación del sentido de las cosas y valores, y por eso cumple una función determinada en el desarrollo de la personalidad. Y como todos los sentimientos y emociones ligados a una etapa evolutiva dada, tiene un carácter transitorio que desaparece cuando la persona accede a una visión propia de la vida y de sí misma.

Sin embargo, por una desconocida causa, existen seres humanos que no llegan a encontrar nunca un mundo con sentido y no establecen, por tanto, ningún vínculo con el lugar y el momento presentes, quedando su desarrollo detenido en una nostálgica nebulosa. Dan la impresión de que tratan de volver a un tiempo idealizado con todas sus infinitas posibilidades sin desgastar. 

...Una noche de otoño, durante un paseo nocturno experimenté un abrumador sentimiento de amor y de gloria. A partir de entonces, el paso de la vida queda prendido de ese instante único.

...Pasábamos sentados horas enteras.

...Había recorrido un largo camino para llegar (...) el sueño parece tan próximo que no será imposible lograrlo... No sabía que estaba ya detrás de él... en alguna parte de la vasta oscuridad”. 



...El pasado nos esquiva en las promesas del futuro, aunque poseemos, “un don extraordinario para saber esperar”.

No Se Puede Volar (Asfalto)

Hubo un tiempo, no hace tiempo
en que creí volar
con las alas de algún cuento
que me llegué a inventar.

Sólo a veces tomaba tierra
para comunicar
que con el viento y con talento
se podía viajar.

¿A dónde vas? Nunca respondió.
¿Que pretendes alcanzar?
Alguien vendrá y no podrás evitar
que te robe la ilusión.
Y me aparté y pude sobrevivir
con la cruda realidad.
Y doy gracias a la vida por llegar
a jugar esta partida y acabar,
aunque ya esté decidido quien ganará.


* * *
 Mis Recuerdos: 
Cuando su cuerpo ya sin vida iba camino de su último despido masivo, el coche fúnebre se detuvo de repente, debía dedicarle un último instante a la morada de todos los suyos y de ella misma. El solemne momento fue interrumpido, y es que ni falta ya de vida, una tiene derecho a esos momentos tan íntimos. Supongo que la Pepa era también parte del guión...
-placentinö-

* * * 
 Mis frases preferibles: 
El que no tiene opinión propia, siempre contradice la que tienen los demás
-Lingrée-


 äma®

No hay comentarios: