20120901

Síntomas del cambio climático


Récord de deshielo en el océano Ártico


                                                                                                                                                                           Imagen: access-eu.org

LBanquisa boreal (capa de hielo flotante que cubre el océano Ártico), batió el pasado fin de semana el récord de extensión mínima, según coinciden los análisis publicados por el Centro del Hielo y la Nieve de Estados Unidos (NSIDC) y el Centro Internacional de Investigación del Ártico (IARC). Nunca desde 1979, cuando empezaron las mediciones sistemáticas con satélite, había habido tan poco hielo y habían estado tan expeditas las líneas de navegación circumpolar.

zoomEvolución de la superficie de hielo en los veranos de los últimos 30 años.
Evolución de la superficie de hielo en los veranos de los últimos 30 años. NATIONAL SNOW AND ICE DATA CENTER

zoomExtensión ocupada por el hielo en la banquisa boreal el pasado sábado y en la media del periodo 1979-2000 para la misma fecha.
Extensión ocupada por el hielo en la banquisa boreal el pasado sábado y en la media del periodo 1979-2000 para la misma fecha. NSIDC
El mínimo anual de la capa de hielo flotante suele alcanzarse a mediados del mes de septiembre, momento a partir del cual decrece la insolación, bajan drásticamente las temperaturas y vuelve a formarse hielo, por lo que ambas instituciones no descartan que el proceso de deshielo aún prosiga varios días, incluso semanas, y el récord pueda ser mucho peor. De hecho, la anterior plusmarca databa del 24 de septiembre del 2007.

EN CAÍDA LIBRE

Según los datos casi coincidentes del NSIDC y el IARC, la banquisa boreal (territorio con al menos un 15% de hielo) ocupaba este fin de semana unos 4,1 millones de kilómetros cuadrados, ya por debajo del récord del 2012, pero el deshielo sigue en caída libre y muy posiblemente la extensión mínima acabe situándose por debajo de los 4 millones.
 En los años 80, la banquisa nunca bajaba de los 6 millones de kilómetros cuadrados, es decir la pérdida de hielo en verano ronda el 30% con respecto a lo que sucedía hace tres décadas.  La marca de este año se ha obtenido espacialmente por el gran deshielo observado en los mares de Chucki y Siberia oriental.
Cuando empiece el frío, la banquisa empezará a recuperarse y en invierno volverá a alcanzar una extensión similar a la de todos los años, pero será solo un espejismo. Las mediciones satelitales en el Ártico, muestran que las temperaturas cada vez más altas impiden que el hielo alcance el grosor que tuvo antaño, por lo que al llegar el verano se fragmenta y se derrite con más facilidad.

                                                                                                                   Imagen: access-eu.org

LIBRE PARA LA NAVEGACIÓN


De hecho, la pasada semana, el rompehielos Xuelong, o Dragón Rojo, se convirtió en el primer barco chino que llega al Atlántico, concretamente a Islandia, después de navegar por el Ártico ruso a través del llamado Paso del Noreste. El líder de la expedición, Huigen Yang, jefe del Instituto de Investigación Polar de China, declaró a la agencia Reuters que esperaba que hubiera mucho más hielo de lo que finalmente terminó encontrando. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, comentó el año pasado que las nuevas rutas por el norte de Siberia podrían rivalizar pronto con el canal de Suez

Fuentes de Información: elperiodico.com, access-eu.org

 -äma-

No hay comentarios: