20120707

Comer pan sin engordar


Aprende a comer pan sin engordar.

Por lo general, evitamos todo tipo de carbohidratos cuando decidimos seguir una dieta para bajar de peso. Aquí te contamos de su importancia y por qué no hay que abandonarlos del todo.

El pan, las pastas y los carbohidratos en general se encuentran en la base de la pirámide alimenticia, por lo tanto es muy bueno que estén incluidos en la dieta diaria. Por otro lado, estos productos no son excesivamente calóricos, ya que no poseen mucha grasa. ¿Cuándo se convierten en problema? Afectan nuestra dieta sólo en la medida que son consumidos de forma excesiva o combinados con otros ingredientes híper calóricos. Por ello, también debemos poner mucha atención en el acompañamiento elegido, ya que regularmente suele ser la porción más calórica de nuestra dieta.

La idea saludable para mantenernos en el peso ideal o adelgazar, es consumirlos equilibradamente con otras comidas de menor índice glicémico (legumbres, verduras y hortalizas, pescados y otras carnes blancas, etc.). La mezcla equilibrada de todos ellos en el estómago regula y retarda su absorción por nuestro organismo, mantiene por mayor tiempo la sensación de saciedad retardando el apetito, y regula algunas funciones digestivas mejorando el equilibrio de la flora intestinal”.

Podemos afirmar entonces que pasando hambre no bajamos de peso, sino al contrario. Es necesario comer carbohidratos a diario, incluso si buscamos adelgazar. Debemos escogerlos correctamente, buscando especialmente aquellos ricos en fibra (cereales integrales, vegetales, legumbres, frutas, etc.), ya que aumentan la sensación de saciedad con un menor aporte de calorías.

QUÉ COMPRAR
A la hora de elegir que alimentos a base de cereales (referidos a pan, pastas u otros similares), lo más recomendable es optar por aquellos que tengan mayor aporte de ingredientes saludables, es decir, que hayan sido elaborados a base de harinas integrales con más fibra, y que declaren ser bajos en grasas saturadas, colesterol y reducidos en sal.

La especialista comenta que “Dentro del grupo de alimentos saludables (Pan, pastas y similares), se sugiere en forma especial aquellos que han sido elaborados en base a arroz, porque presentan una mejor digestibilidad y excelente absorción por el organismo, además de aportar naturalmente vitaminas del complejo B, que ayudan al desarrollo y dinamismo del cuerpo humano y ser muy efectivas para reducir el colesterol y controlar la hipertensión.

Se puede adelgazar comiendo ordenadamente pan, pastas y arroz, pero no podemos adelgazar si los combinamos en forma excesiva con mantequilla, salsas, cremas, carnes rojas con grasas saturadas, chocolates, bebidas colas, y demasiado aceite. Un buen plan de alimentación sana, puede perfectamente ayudar a alguien a reducir paulatinamente su peso y mantenerlo en el tiempo. Pero para ello se requiere tomar conciencia de que “no por comer poco obtendremos resultados favorables que perduren en el tiempo”.

-Un sándwich puede ser un desayuno o almuerzo muy saludable o, por el contrario, una bomba de grasa y calorías. La diferencia está en lo que le ponemos, desde los aderezos hasta sus ingredientes. Lo recomendable es empezar por elegir el pan, y si bien el pan integral con fibra o multigrano tiene más calorías que los blancos, es más aconsejable porque con su consumo ganamos salud digestiva.

- Los acompañamientos más saludables: mostaza en lugar de mayonesa; embutidos bajos en sal y en colesterol, de preferencia pechuga de pavo, pechuga de pollo, atún o similar; un queso blando (quesillo) bajo en sal, en vez de queso maduro; condimenta con aceites de origen vegetal.

-100 gramos de pan aportan unas 250 calorías, pero engordan menos que 35 gramos de mantequilla o margarina, que también proporcionan unas 250 calorías. 100 gramos de pan engordan menos que un bollo dulce que también aporta unas 250 calorías.

-Nunca olvides que los carbohidratos son la fuente básica de energía en el organismo y como tal, debe ser mayor que la energía proveniente de grasas y proteínas, dan origen a glucosa en el organismo, que es el principal combustible del cerebro y sin el cual, nuestro órgano supremo no puede vivir. Ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo porque promueven la producción de serotonina, sustancia que produce placer y nos relaja, resultando fundamental si queremos controlar o disminuir la ingesta de alimentos que se produce por estados de ansiedad o estrés.

Fuente: http://mujeres.grupopublimetro.cl/



-äma-

No hay comentarios: