20130528

La solución está en nosotros


Los Cuatro Acuerdos – Miguel Ruiz


“Los cuatro acuerdos” es un ensayo escrito por el médico mexicano Miguel Ruiz que está basado en la sabiduría de los antiguos toltecas. Relata la cosmovisión que debería tener un ser humano para estar en equilibrio.
Para lograrlo se debe, en primer lugar, entender que todos los humanos tienen un complejo sistema de creencias, adquirido por influencia social, familiar, educacional, y que con frecuencia dichas creencias adquiridas los perturban mental y emocionalmente, creando infelicidad; en segundo lugar, aprender que se puede modificar el sistema de creencias para conseguir el equilibrio interior que lleva a la felicidad. Para lograrlo, se pueden poner en práctica los cuatro acuerdos, que son los siguientes:
1º Sé impecable con tus palabras
La palabra es un poder que posee el ser humano, y esto le diferencia del resto de seres vivos. Con la palabra puedes influir directamente en tu entorno y en todos los seres que te rodean. Esto es fácil de comprender considerándote a ti mismo: todos hemos experimentando alguna vez como nos afecta cuando nos llaman inútiles, feos, esto lo haces mal, no apruebo lo que estás haciendo… Incluso cuando tenemos la total convicción de que no es verdad, el oír esas valoraciones nos hace daño. A veces podemos adoptar el acuerdo dañino “soy estúpido”, solamente porque nos lo haya dicho una determinada persona. Ese es el poder de la palabra.
Este acuerdo debe de comenzar adoptándose desde uno mismo. Ser impecable con tus palabras es no utilizarlas contra ti mismo. Cuando eres impecable, asumes la responsabilidad de tus actos, per sin juzgarte ni culparte. Esto se consigue amándote a ti mismo. Cuando te amas a ti mismo, expresarás ese amor en tu relación con los demás y serás impecable con tus palabras. Si amas, te amarán. Si insultas, te insultarán.
2º No te tomes nada personalmente
Este acuerdo es el que nos protege del poder de las palabras de otras personas. No debemos tomarnos nada personalmente, porque cuando alguien nos juzga, lo está haciendo en función de sus propios acuerdos y no los tuyos. Cuando alguien te da su opinión, lo hace según su propio sistema de sentimientos, creencias y opiniones, que no tienes porque aceptar como tuyo. La opinión de la persona que te juzga, varía según si en ese momento se siente feliz o desgraciado, si un día está de buenas contigo, o está enfadado. No puedes tomarte personalmente cualquier opinión que te transmitan. Cuando una persona no es impecable con sus palabras, intentará herirte con ellas y transmitirte su veneno emocional.
Ámate a ti mismo, y la confianza que tienes en ti no dependerá de lo que hagan o digan los demás. Adoptando el segundo acuerdo “No te tomes nada personalmente”, te moverás por el mundo con el corazón abierto por completo y nadie te herirá.
3º No hagas suposiciones
Cuando hacemos suposiciones, creemos siempre que lo que suponemos es cierto. Hacemos suposiciones constantemente sobre lo que los demás dicen o piensan, y luego nos enfadamos y les enviamos veneno emocional porque no actuaron según lo que pensaste. Cada persona tiene sus propios acuerdos, con los que ve la realidad que comparte contigo de un modo diferente.
Hacemos suposiciones porque la mente humana necesita justificarlo, explicarlo y comprenderlo todo para sentirnos seguros. No importa si la respuesta es correcta o no, bastará para sentirnos seguros.
Muchas veces, suponemos que  las personas con que nos relacionamos saben lo que pensamos y lo que queremos porque nos conocen. Hacemos la suposición de cómo van a actuar, y si no es como supusimos, nos sentimos heridos por lo que han hecho. La comunicación es el camino para no hacer ese tipo de suposiciones, que terminan creando un drama por nada.
4º Haz siempre lo máximo que puedas
Este acuerdo es el que nos puede ayudar a que los otros tres se conviertan en hábitos de nuestra vida. También nos ayuda a cumplir cualquier cosa que nos propongamos y a vivir con Felicidad.
Haz siempre lo máximo que puedas en cada momento, ¡pero no más!. Si haces menos de lo que puedes, no estarás aprovechando tu energía en obtener lo que deseas. Si haces más de lo que puedes, agotarás tu energía de una forma no productiva, y tardarás más en conseguir tu objetivo. Por eso hacer lo máximo que puedas no es cansado. Hay que tener en cuenta que lo máximo que puedes hacer variará según el momento. Cuando estés descansado por la mañana producirás más que cuando estés agotado al final del día. Cuando estés enfermo podrás hacer mucho menos que cuando estás pleno de salud, pero estarás haciendo lo máximo que puedes.


Fuente: http://www.crecimiento-personal.net



* * *
Mis Imágenes preferidas: 


* * *
Mis frases preferibles: 

"El éxito está encerrado en el jardín del fracaso"
                                                                   (Martha)
 äma®

No hay comentarios: