20111226

El ojo que todo lo ve.

Autor: a.m.a. 1983
   Ayer mientras hablaba por teléfono con mi querida hija, a la que solicité el número de los padres de su amiga, me dispuse a abrir mi cuaderno de notas para encontrar un hueco y anotar el teléfono, y que curioso, pero encontré la siguiente frase: "El que busca la verdad, corre el riesgo de encontrarla". Y es que yo, que soy coleccionista de frases, me las guardo todas, pero, no podía ser posible aquel mensaje tan claro, que por algún macabro azar había aparecido allí en aquel preciso instante en el que mi hija y yo manteníamos una conversación sobre algo inesperado e inexplicable, pero que a veces las malas personas hacen que suceda, y que convierten el día a día  en algo despreciable.

   Me niego a pensar que todos somos iguales, y me avergüenzo de la raza humana cuando contemplo comportamientos como este. No lo puedo entender, yo pensaba que si lo das todo de ti, al menos recibirás gratitud, pero supongo que estaba equivocado, pues eso solo debe de suceder con los animales. ¡Que desilusión!, mi hija que con su inocencia había puesto en práctica lo de dar sin esperar nada a cambio, ¿qué va a pensar ahora de cualquiera que se cruce con ella?. Simplemente se dedicó a ser persona de bien, y ahora inexplicablemente se siente culpable de haber confiado en los demás. ¿Como puedo yo hacerla entender que no renuncie?, que en esta vida aún quedan personas en las que vale la pena confiar, y que te dan alegrías y ratos inolvidables. Solo hay que buscarlas.

    ¡El dinero!, siempre el dinero... ("ajeno")

   Las nuevas tecnologías hacen que todo sea mas sencillo, no necesitas llevar una bolsa para meter los billetes, sería demasiado llamativo, todo queda resuelto con la minúscula e inagotable tarjeta de crédito,  no ocupa nada, eso sí , te haces valer de la "amistad" para cambiarla momentáneamente de sitio, y si aún eres mas de fiar, utilizas de nuevo la "amistad" y trincas también la clave, y ya está, ha salido limpio, y ¡Que fácil!, ¡demasiado diría yo!, ¿será por eso que engancha?, o ¿es que la primera vez se te había olvidado sonreír a la cámara?

  Cometiste un delito, y mucho peor aún, ocasionaste un daño difícil ya de reparar, pero solo pido una cosa; Que ninguna otra persona inocente cometa el mismo error y se confíe demasiado de ti.


   ...las nuevas tecnologías, ¿Recuerdas, Tamara?.




                                              ...A mi querida hija. ¿Eso era una amiga?





Dirty eyes
  
ama
    


No hay comentarios: