20150206

No te saltes el desayuno

imagen: http://www.nosotras.com


De todos los errores nutricionales que podemos cometer, saltarse el desayuno es el peor.

La teoría equivocada es la siguiente: Si no desayuno, como menos y por lo tanto pierdo peso. La realidad es esta: Si te saltas el desayuno, tu cuerpo pasa hambre y cuando recibe el alimento, tiende a acumularlo en forma de grasa para tener reserva. No pretendas engañarlo no comiendo, pues tu cuerpo es sabio y su respuesta es la contraria a lo que tu piensas.


Una de las frases que habrás escuchado alguna vez, es la máxima: “Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Se ajusta mucho a las bases de una dieta equilibrada ya que el desayuno tiene que aportar el 25-30% de las calorías que ingerimos diariamente, la comida un 30% y la cena un 20% aproximadamente y de forma generalizada. No hay que olvidar que entre comidas deberíamos comer algún tentepié saludable. Sin embargo, muchos ponen excusas muy conocidas para saltarse la comida más importante del día: no tengo hambre por la mañana (espera un poco antes de desayunar, tal vez comiste demasiado en la cena), no tengo tiempo (levántate antes), no me gustan las comidas del desayuno (quien dice que el desayuno tenga que ser cereales o tostadas con café, busca otros alimentos, incluso puedes comer “sobras” del día anterior), estoy a dieta (lo peor que puedes hacer para perder peso es no desayunar, los estudios confirman que quienes hacen dieta y se saltan el desayuno tienden a ganar más peso a largo plazo.

Seguramente has oído decir que el desayuno es la comida más importante del día. Y es cierto. Un buen desayuno es una de las bases de una alimentación y una salud adecuada, al punto de que hasta reduce el riesgo de desarrollar diabetes. 

Muchas personas no comprenden que el desayuno es la primera comida del día, después de 8 a 10 horas de ayuno nocturno. Es importante romper ese ayuno con alimentos que te aporten energía, ya que tu cuerpo necesita reactivarse tras el descanso nocturno. Si te saltas el desayuno te sientes irritable y agotado, porque tu cuerpo no tiene la glucosa, el combustible que requiere para realizar sus actividades. Tras esas horas de ayuno es fundamental proporcionar al organismo la energía y los nutrientes necesarios para hacer frente a todas las actividades que se realizan en la primera parte del día. De no ser así, se obliga a recurrir a las reservas, lo cual no es deseable, ya que esta situación favorece la tendencia al “ahorro” y, por tanto, al sobrepeso.Y cuando al fin comes, el hambre te impulsa a comer hasta no poder más y como tu cuerpo tiene hambre en lugar de quemar las calorías que recibe, como ya hemos mencionado, las acumula de reserva en forma de tejido adiposo (grasa). 

Existen estudios que las personas que desayunan alcanzan un nivel más alto de todos los nutriente diarios necesarios que los que no lo hacen. También, se ha descubierto que cuando no se desayuna la comida que se ingiere durante el resto del día es de peor calidad ya que se tiende a tomar alimentos ricos en grasas, mientras que si se toma un desayuno completo el resto del día se ingieren alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales.

Otros estudios de la Universidad de California, determinan que si una persona desayuna adecuadamente logrará mantener su peso corporal ideal y hasta podrá perder esos kilos de sobrepeso. Esto se debe a que un buen desayuno elimina el apetito voraz que suele presentarse a media mañana y, a la vez, disminuye el deseo de almorzar copiosamente. Además, las calorías que se adquieren en el desayuno son utilizadas para satisfacer las demandas de energía que requiere el trabajo diario (mientras que una cena, por ejemplo, suele estar asociada a la inactividad y al reposo en actividades como disfrutar ante el televisor o, simplemente, dormir).

¿En qué consiste un buen desayuno? 

imagen: http://www.vitadelia.com


El desayuno debe representar entre el 25% y el 30% “ojo no el 50%, ni debe ser la comida más recargada del día” de las calorías que ingieras durante el día, y es importante que este bien balanceado para que recibas los nutrientes esenciales. Un buen desayuno debe incluir: 

Pan o cereales, de preferencia integrales. Además, de la fibra que contienen, le proporcionan al cuerpo carbohidratos que aportan energía, vitaminas y minerales. 

Productos lácteos. Como la leche o yogurt (de preferencia bajos en grasa), que contienen calcio, proteínas y vitaminas. 

La principal fuente de agua, vitaminas, minerales, sin duda alguna son las frutas

Pueden incluir una bebida estimulante como el café o té que hacen las veces de antioxidante. 

El jamón en pequeñas cantidades, el huevo y el queso pasados por agua preferiblemente estos tienen las proteínas que construyen los tejidos y las células. 

El desayuno es importante para el bienestar físico e intelectual y para una buena nutrición, ayuda a bajar de peso o a controlarlo. Al mantener tu estómago lleno hasta la próxima comida, evita que comas de más. 

Recuerda que un buen desayuno mantiene un estado nutricional correcto. Si no desayunas o no lo haces adecuadamente, es difícil que completes los requerimientos de energía, calcio y otros elementos nutritivos en las demás comidas. 


Los expertos recomiendan dedicar al desayuno al menos 15 minutos y hacerlo en compañía.



Algunas fuentes consultadas:

http://www.perseo.aesan.msssi.gob.es
http://www.alimentacion-sana.org
http://www.recetas-saludables.com



* * * 



Mis cuentos educativos:

Un maestro oriental, cuando vió como un escorpión se estaba ahogando, decidió sacarlo del agua. 

Cuando lo hizo, el alacrán lo picó. Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó, y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose. 

El maestro intentó sacarlo otra vez, y otra vez el escorpión lo picó. 

Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo: "Perdone... ¡pero usted es terco! ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua lo picará?". 

El maestro respondió: "La naturaleza del escorpión es picar, y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar". 

Y entonces, ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida. 

-No cambies tu naturaleza si alguien te hace daño; sólo toma precauciones. Algunos persiguen la felicidad,... otros la crean-


Mis frases preferibles:

"Los besos que no se dan, van al mismo lugar que las fotos que no se hacen"
                                                                                                  -PläcentinoEs-



äma®

No hay comentarios: